italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

882 - La oración de los ancianos es una gracia

20-Oct-2019 - XXIX semana del Tiempo Ordinario – Domingo
Verbo de Dios             
Después vinieron los amalecitas y atacaron a Israel en Refidim. Moisés dijo a Josué: «Elige a algunos de nuestros hombres y ve mañana a combatir contra Amalec. Yo estaré de pie sobre la cima del monte, teniendo en mi mano el bastón de Dios». Josué hizo lo que le había dicho Moisés, y fue a combatir contra los amalecitas. Entretanto, Moisés, Aarón y Jur habían subido a la cima del monte. Y mientras Moisés tenía los brazos levantados, vencía Israel; pero cuando los dejaba caer, prevalecía Amalec. Como Moisés tenía los brazos muy cansados, ellos tomaron una piedra y la pusieron donde él estaba. Moisés se sentó sobre la piedra, mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Así sus brazos se mantuvieron firmes hasta la puesta del sol. De esa manera, Josué derrotó a Amalec y a sus tropas al fino de la espada. Ex 17,8-13
Reflexiones             
En sus últimos tiempos la abuela Berta, después de haber colaborado por muchos años al andamiento de la familia, se levantaba de la cama con mucha dificultad. Permanecía ahí a orar por todos, mientras nosotros combatíamos nuestra cotidiana fatiga: en la casa, en la oficina y en la universidad. Éramos todos conscientes de la importancia de la oración. En sus últimos tiempos la abuela Berta, después de haber empleado su energía llevando a cabo las cosas familiares, se levantaba de la cama con mucha dificultad. Permanecía ahí a hacer oración por todos, mientras que nosotros combatíamos la batalla cotidiana en casa, en la oficina, en la escuela y en la universidad. Éramos todos conscientes de la importancia de la oración, por lo cual cada uno en la mañana, antes de salir de casa, iba a visitarla y a pedirle de orar por él. Es la misma escena del texto de hoy.
Durante sus cuarenta días de camino en el desierto, Israel ha tenido que sostener no poca batallas especialmente contra los beduinos que encontraba en su camino. La lectura de hoy nos narra el choque contra la tribu de Amalek, Moisés, ya anciano, como en nuestra casa lo era la abuela Berta, no combate al frente de Israel; en su lugar manda a Josué. Él, juntamente con Aarón y Cur, no se queda atrás en la batalla, sino que participa en ella poniéndose en oración con los brazos extendidos hacia el cielo. Cuando tiene la fuerza de tener los brazos arriba, Israel gana, pero cuando los baja por cansancio, Israel retrocede. Cuando Aarón y Cur se dan cuenta de esto, levantan los brazos de Moisés, hasta el atardecer, y Josué vence la batalla contra Amalek. Esta actitud del libro del Éxodo es considerada como símbolo de la oración de intercesión. Ella muestra cómo una persona, que no puede pelear, puede participar activamente en las batalla de la vida, aunque sea anciana, enferma o ausente. Cada cristiana no se dan cuenta que es una gracia de Dios tener en casa una persona anciana y débil que rece por todos.
El doctor Candia, después de haber puesto en marcha su leprosería in Amazonia, ha querido tener al interno una comunidad de cuatro Religiosas, con la sola razón de orar por los médicos, por los enfermos y por las necesidades del hospital. “Es nuestra fuente de energía, nuestro grupo electrógeno” testimoniaba todas las veces que tenía oportunidad.
Danos, oh Señor, la gracia de comprender la importancia de la oración de las personas ancianas, y entender cómo muchas batallas combatidas en la tierra, en realidad, se venzan en el cielo.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY