italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

715 - Abrirse al hombre y a Cristo

04-Mar-2018 - III Semana de Cuaresma – Domingo
Parole de Dieu
Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio». Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá. Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?». Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar». Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?». Pero él se refería al templo de su cuerpo. Jn 2,13-21
Pensées
Mientras Mateo y Marco colocan este episodio de Jesús que echa fuera del templo a los vendedores al final de sus evangelio, Juan lo coloca al principio del ministerio público de Jesús para evidenciar el hecho que, después de la pasión y resurrección, éste es un evento de los más significativos en la vida terrena de Jesús. La condena de los mercantes del templo coincide con la proclamación más solemne del evangelio: el anuncio gozoso de la liberación de los pobres, de los oprimidos y de los menos privilegiados. Estos encuentran en Jesús de Nazaret el nuevo templo, en el que se puede encontrar la paz de Dios, la justicia, el amor por todos los pueblos y por cada persona. Dios no necesita de la aparente religiosidad de los labios que se manifiesta en el templo construido con piedras, sino de un culto interior en el que todo el hombre se empeña, con sus pensamientos, sentimientos, palabras y acciones.
El evento narrado en el evangelio de hoy ha hecho caer el muro de toda división étnica, cultural y religiosa. Aún los que están lejos tienen derecho a entrar en el nuevo templo de Jesucristo. Este templo no está reservado sólo a los devotos y a los observantes, sino a cada persona de buena voluntad. Es un anuncio planetario que, después de la resurrección de Jesús y de Pentecostés, la Iglesia recogerá, abriendo el mensaje del evangelio a todas las razas, culturas y religiones del mundo. Pero el evento del nuevo templo anunciado por Jesús no es solamente Él mismo, sino también todo hombre es el templo de Dios, y en cada hombre, en cada ateo, brilla la chispa de la presencia divina y en ella podemos encontrar a Dios.
Este texto del evangelio debe hacer reflexionar a la Iglesia de nuestro tiempo, en el que, después de la caída de las fronteras, la sociedad se ha convertido en una mescla de razas, lenguas, culturas y religiones. Todo hombre que encontramos en la calle, aunque no lo conozcamos, tiene sueños, proyectos, es templo de Dios y es amado por Dios en modo único e irrepetible.
Creemos que esta verdad debe ser meditada y orada, para que las las exclusiones sean derrumbadas. Jesucristo vino para todos.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY