italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

732 - El amor: fundamento del universo

06-May-2018 - VI Semana de Pascua – Domingo
Verbo de Dios            
Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor. como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto. Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros. Jn 15,9-17
Reflexiones             
“Como mi Padre me ha amado, así Yo los amo a ustedes. Permanezcan en mi amor”. Este primer versículo del texto del evangelio que hemos leído hoy, nos exhorta a entrar en la dinámica del amor de Dios. , que es el motor y fundamento del universo: el amor entre el Padre y Jesús-Hijo, el amor entre estos y los hombres y el amor de los hombres entre ellos mismos. El amor se extiende también a las cosas: es la misma ley de gravedad universal, por la que todo lo que existe en el universo se atrae y se mueve armoniosamente, no es otra cosa que la manifestación del amor de Dios. El segundo versículo nos anuncia que el secreto para entrar en la esfera del amor universal es la observancia de los mandamientos, que no es otra cosa que la fidelidad en proseguir el proyecto por el cual los hombres y las cosas fueron creados. El tercer versículo nos revela que el permanecer en el amor y en la realización del proyecto de Dios es el secreto de la alegría: “Les he dicho estas cosas para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena”. Hay una conexión entre el amor y la alegría, no hay alegría sin amor, y tampoco hay amor sin alegría.
La misma evangelización a la que hemos sido llamados qué otra cosa es, sino la manifestación de la alegría y del amor por el Señor y por los hombres? Un cristiano triste es un triste cristiano. El amor, sin embargo, no es solamente el motor del universo y el motivo de la alegría: es también la atmósfera indispensable para crecer y realizarse como hombres, siguiendo el proyecto de Dios. Hemos nacido para vivir en el amor como el pez ha nacido para vivir en el agua: si no vivimos en el amor nos convertimos en otra cosa mucho peor. “Muchos son malos, porque no fueron suficientemente amados”, decía San Juan Bosco.
Dentro de la familia los hijos crecen armoniosamente en la alegría, si permanecen en el amor de los padres, que para ser perfecto debe estar fundado en el de Jesucristo. : “Permanezcan en mi amor”. Es por eso que es necesaria la meditación familiar de las Sagradas escrituras, que constituyen la historia del amor de Dios para con los hombres.
Como una planta crece y da frutos, si está bien arraigada en la tierra y expuesta al calor del sol, así los hijos crecen bien si son alimentados por la Palabra de Dios y por el amor de los padres. Y a su tiempo darán sus frutos.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY