italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

916 - Las frases de Jesús desde la cruz

11-Jul-2018 - San Benito
Parole de Dieu
Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa. Después, sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final, Jesús dijo: Tengo sed. Había allí un recipiente lleno de vinagre; empaparon en él una esponja, la ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca. Jn 19,27-29
Pensées
Jesús de Nazaret fue crucificado, y mientras él está en agonía nos entrega algunos pocos mensajes, pero de una intensidad espiritual infinita. Hay ocho frases cortas, cada una de ellas requiere una meditación más larga y cuidadosa. Cuatro de ellas están dirigidas al Padre: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34), "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mc 15,34); "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23,46), "Todo se ha cumplido!" (Jn 19,30). La frase es dedicada personalmente al buen ladrón: " Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23,43). Otra frase la dirigió a María: "Mujer, aquí tienes a tu hijo” (Jn 19,26). Posteriormente, según lo informado por el texto de hoy, le dijo al discípulo Juan: "Aquí tienes a tu madre", y, por último, a cada persona Jesús nos dice: "Tengo sed".
¿Cuál es para nosotros hoy en día el significado de estas palabras de Jesús? Su sed es una sed de amor por nosotros los seres humanos: en el momento del sacrificio en la cruz "por nosotros", Jesús
pide que le correspondamos "desde nosotros". Antes de esta petición dirigida a todas las personas, Jesús le indica a María quién es su nuevo hijo, el discípulo Juan, y con él todos los que creemos en Jesucristo muerto resucitado: "Mujer, aquí tienes a tu hijo" (Jn 19,26). En ese momento ella se convierte en la madre de Juan, de todo cristiano y de la iglesia: "Aquí tienes a tu Madre" Por lo tanto, debemos reconocernos bendecidos por ser hijos de la mujer que generó el Salvador y de la iglesia establecida a los pies de la cruz. Es a causa de estas creencias que, hemos puesto en los más bellos lugares de la casa imágenes sagradas que hacen referencia a este misterio. Y hemos querido que fueran iluminadas día y noche para que nunca se extinga el pensamiento de esta membrecía.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY