italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

343 - Todos somos Misioneros

07-Nov-2017 - XXXI semana del Tiempo Ordinario – Martes
Verbo de Dios             
Al oír estas palabras, uno de los invitados le dijo: «¡Feliz el que se siente a la mesa en el Reino de Dios!». Jesús le respondió: «Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente. A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: «Vengan, todo está preparado». Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: "Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo. Te ruego me disculpes". El segundo dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes" Y un tercero respondió: "Acabo de casarme y por esa razón no puedo ir". A su regreso, el sirviente contó todo esto al dueño de casa, este, irritado, le dijo: "Recorre en seguida las plazas y las calles de la ciudad, y trae aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los paralíticos". Volvió el sirviente y dijo: "Señor, tus órdenes se han cumplido y aún sobra lugar". El señor le respondió: "Ve a los caminos y a lo largo de los cercos, e insiste a la gente para que entre, de manera que se llene mi casa. Porque les aseguro que ninguno de los que antes fueron invitados ha de probar mi cena"». Lc 14,15-24
Reflexiones             
La parábola de hoy nos muestra el reino de los cielos como una grande fiesta, con muchos lugares, a la que todos estamos invitados, aunque a diferentes horas. Los invitados de la primara hora rechazan la invitación: “Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo… He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos… Me acabo de casar, asís es que no puedo ir”. Todos tienen algo importante que hacer. Cada uno tiene su proyecto de vida y nadie lo quiere cambiar, ni siquiera por un buen motivo como el de una fiesta. De frente a esta «indiferencia» nos conmueve la prontitud de este siervo que el dueño manda llamar al banquete, pero este banquete no se llena nunca, los lugares son muchos y el siervo está solo. La solución del problema, aunque la parábola no lo diga, serían los pobres, los lisiados, los cojos, que llegaron a primera hora, deberían estar dispuestos a llamar a otra gente, pero no lo hacen. Aquí se ve la falta de celo misionero por parte de los que aceptan la llamada al banquete: estos se trasforman en Misioneros. La evangelización no es algo de pocos: es el mandato de toda la Iglesia: los sacerdotes, consagrados y laicos. El día en que todos participar todos participarán, la del Reino se llenará rápidamente. Sucederá como en el desarrollo científico y tecnológico: en los tiempos antiguos, cuando eran pocos los que estudiaban el desarrollo fue lento. Con el pasar del tiempo, las escuelas se abrieron a todos y el desarrollo ha comenzado a ir veloz, tanto que hoy es difícil encontrar tiempo para estudiar más. Así debería de ser con la evangelización: si todos los cristianos se convirtieran en misioneros, el Reino llegaría en breve tiempo hasta los últimos confines de la tierra y todos participarían en la fiesta.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY