italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

055 - El espíritu del misionero

02-Jan-2018 
Verbo de Dios             
Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: «¿Quién eres tú?». El confesó .... : «Yo no soy el Mesías». «¿Quién eres, entonces?», le preguntaron: «¿Eres Elías?». Juan dijo: «No». «¿Eres el Profeta?». «Tampoco», respondió. Ellos insistieron: «¿Quién eres .... ¿Qué dices de ti mismo?» Y él les dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías». Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: «¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?». Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia». Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán donde Juan bautizaba. Jn 1,19-28.
Reflexiones             
Este pasaje del evangelio, que parece referirse sólo a Juan el Bautista, en realidad es considerado como la «carta magna» de cada misionero, cada creyente, e incluso de la misma Iglesia. La Iglesia fue fundada para evangelizar y si la Iglesia no es evangelizadora, no es la Iglesia de Jesucristo. Todo cristiano que no se siente misionero es un cristiano a medias. Todo debe proceder a la luz del "mandato" de Jesús: «Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación» (Mc 16,15).
Por desgracia, hoy en día, no sentimos la urgencia de la "mandato" de la evangelización, y la misma iglesia parece llevar a cabo una guerra de posiciones, en lugar de embarcarse en la misión. Se trata
de un diálogo más que un anuncio franco de la "buena noticia". La misión ya no es interpretada como una lucha contra la injusticia social, no como un anuncio de la salvación integral del hombre. Por el contrario, cuando el mandato se vive en plenitud y valentía, nos enfrentamos con el poder de la gracia que lo acompaña: el Señor hace un trabajo extraordinario con la gente común, como la Madre Teresa de Calcuta. El misionero también está sujeto a muchas tentaciones: la primera es que el mundo tiende a convertir en mitos lo que viven. Las personas que se han convertido en extraordinarios apóstoles del Evangelio por la gracia de Dios son pocas y no aceptar que un hombre puede brillar con la luz de Cristo: prefiere acreditar a cada uno transformándolo en un ídolo. En este punto se hace cargo de la segunda tentación: el misionero es probable cree a veces que el trabajo realizado por él lo hace por su cuenta y no por el poder del Señor. Acaba así por ser testigo de sí mismo, olvidando que es el Señor quien envía el Espíritu Santo que da y hace grandes cosas a la gente pequeña. El resultado final es el uso de la misión a su favor, como si fuera suya y no del Señor. Es una tentación contra la que luchó Juan el Bautista en el Evangelio de hoy: "¿Quién eres tú". "Yo no soy el Cristo", "Yo soy una voz que grita en el desierto". Esto es lo que debe ser el misionero: una voz, un instrumento tocado por el Espíritu Santo.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY