italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

845 - La misión no es siempre un successo

02-Feb-2019 - IV semana de Tiempo Ordinario – Domingo
Parole de Dieu
Entonces comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír». Todos …. estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. ….Pero él les respondió: «Sin duda ustedes me citarán el refrán: "Médico, cúrate a ti mismo". Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaúm». Después agregó: «Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio». Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina …. con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino. Lc 4,21-30
Pensées
En el evangelio de hoy se respira uno de los momentos decisivos de la vida. Es el primer disurso público de Jesús en la ciudad de Nazaret, y hay nmucha expectación sobre Él, que a Cafarnaum, ha hecho muchos milagros. Despiés de anunciar el mensaje de Isaías, proclama a sí mismo como mensajero: “Hoy esta profecía que han uestedes esuchado, se ha cumplido”. Al principio sus palabras parecen que son bien recibidas y “ Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.” (Lc 4,20). . La personas presentes le piden que pase de las palabras a los hechos y de hacer en Nazaret los milagros que ha hecho eb Cafarnaum. Jesús, sin embargo, viendo que el clima de fe en la sinbagiga no era el ideal para hacer nilagros, se excusa diciendo: “En verdad les digo que ningún profeta es aceptado en su propia tierra” y no hace ningún milagro. En la sinagiga todos se llena de coraje y se levantan para echarlo fuera de la ciudad. El primer anuncio de la salvación es verdeaderamente un fracaso. ¿Quién sabe por qué Lucas haya comenzado su relato del evangelio con este insuceso de la vida pública de Jesús que, juntamente conlas persecuciones, tuvo algunos sucesos entre la gente y entre sus discípulos? Tal vez quiso quitar de la mentge a los misioneros de todos los lugares y tiempos la ilusión que la evangelización sea sólo un subseguirse de triunfos. O también quiere trasmitir el mensaje que, para recibir la persona el mensaje del evangelio y ver los signos que lo acompañan, es necesaria la predisponibilidad de recibir la persona de Jesús como Hijo de Dios. puede ser también que Lucas, siguiendo el orden cronológico, no se haya puesto esta dificultad del insuceso de Jesús a nosotros, lectores del evangelio, erl texto de hoy nos permite ver la grande libertad de Jesús ante las personas poco dispuestas a recibirlo como el enviado de Dios. Jesús se levanta, dice lo que tiene que decir, hace lo que tiene que hacer con las personas poco dispuestas a recibirlo como el Cristo (Mesías). Pero el rechazo de Jesús es un problema de ellos, no de Jesús. Es un lroblema que toca al Padre y al Espíritu Santo. En el texto de hoy Jesús comienza a poner en acto sus convicciones apostólicas que después teorizará en la parábola de la semilla. “El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo” (Mc 4,26-27). Este es el mensaje principal del evangelio de hoy.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY