italiano english française español español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Inicio
Acerca de nosotros
¿Qué ofrecemos?
¿Por qué oramos?
Evangelio y vida

 





El Evangelio en el Desayuno
Pensamientos de la mañana de la familia Castaldi (Saronno, Italia) que se reúne para rezar y crecer juntos.
Reflexiones ofrecidas a todos para promover la oración en las familias cristianas del mundo.
La versión Española fue editada por Miguel Alberto Muñoz, el Padre José Flores, misionero comboniano, y fue coordinada por Gabriele Bottai.

627 - La creación, acto del amor de Dios

07-Jan-2018 - II Domingo después de Navidad
Verbo de Dios             
La sabiduría hace el elogio de sí misma y se gloría en medio de su pueblo, abra la boca en al asamblea del Altísimo y se gloría delante de su Poder: Entonces, el Creador de todas las cosas me dio una orden, el que me creó me hizo instalar mi carpa, él me dijo: «Levanta tu carpa en Jacob y fija tu herencia en Israel». El me creó antes de los siglos, desde el principio, y por todos los siglos no dejaré de existir. …. él me hizo reposar asimismo en la Ciudad predilecta, y en Jerusalén se ejerce mi autoridad. Yo eché raíces en un Pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su herencia.
Si 24,1-2.8-12
Reflexiones             
Este texto está tomado del Sirácide, uno de los libros sapienciales, así llamados porque, a veces en modo abierto o en modo tácito, tratan del argumento de la sabiduría hebrea, como don de la sabiduría divina. El libro se puede dividir en dos partes: la primera es un conjunto de máximas, la otra es un elogio a los grandes personajes de la historia de Israel. De tal sabiduría la expresión y la codificación concreta está constituida por la Ley, dad por Dios al pueblo hebreo. De la sabiduría, de la cual se habla al principio del texto de hoy, se dice que “en la asamblea del Altísimo abre la boca” por tanto identifica a la Iglesia con la persona del Espíritu Santo, de quien habla Jesús en los evangelios. En la mente de los Israelitas la sabiduría de Dios fue la que creó el mundo, al hombre y a todo el universo, cosa que se mueve siguiendo la armonía de las leyes divinas. Durante los siglos y milenios la ciencia buscará el modo de dar a estas leyes, intuidas también por otras culturas y religiones, una formulación físico-matemática, hasta descubrir una ley de gravitación universal. Será un descubrimiento progresivo iniciada por Galileo y perfeccionada después por Newton y Eintein hasta llegar a la formulación actual. Cualquiera que se última expresión, es claro que los astros del universo y los elementos del átomo se mueven sobre trayectorias armónicas como equilibrio dinámico de la atracción de todos los cuerpos y de las cosas. Es la sabiduría de Dios que vivifica todos los cuerpos y las cosas. Jesucristo, sin embargo, nos reveló que la expresión más elevada de Dios no es la sabiduría, sino el amor: toda la creación es el resultado del amor de Dios. La atracción y movimiento de los cuerpos es el amor de Dios por las cosas creadas y por los hombres. En los hombres se ha creado la situación de pecado y por tal motivo las atracciones se convierten en repulsiones, cuando no se convierten en guerras. Nuestra fe, por cierto, nos dice que el motor de todo el universo es el amor, y cuando los hombres ponen en práctica el perdón, se uniforman al maravilloso designio de la creación y entran en el proyecto de Dios.


 

Anna Maria Rossi e Pierluigi Castaldi
via Gaudenzio Ferrari, 29 - 21047 Saronno (VA) ITALY